Bennu, el asteroide del fin del mundo

8 agosto, 2016 | adm | INSÓLITO

Bennu, el asteroide del fin del mundo

Una roca de 492 metros de diámetro, es llamado Bennu, el asteroide del fin del mundo, debido a que cada seis años cruza la órbita de nuestro planeta con posibilidades de impacto.

El choque tendría el poder de 80.000 bombas de Hiroshima.

Pero la colisión, solo posible, es una razón por la que NASA está enviando a principios de septiembre la sonda OSIRIS-Rex.

Es la primera misión espacial de la NASA que visitará un asteroide, recogerá muestras y regresará a la Tierra.

La posibilidad de que el cuerpo celeste llegue a la Tierra en 150 años es de 1 en 2.500 – bastante alejada. En septiembre, la NASA enviará una misión para estudiarlo.

De acuerdo a los cálculos de los astrónomos, el asteroide Bennu tiene 1 posibilidad entre 2.500 de chocar con la Tierra en 2135.

En otras palabras, es una posibilidad remota de que este sea el asteroide responsable del fin del mundo, como algunos lo han llamado.

Descubierto por los científicos en 1999, Bennu nació de una violenta colisión entre asteroides y fue testigo de la aparición del sistema solar, hace alrededor de 4,6 millones de años.

Así, los astrónomos creen que puede ofrecer algunas respuestas a preguntas fundamentales sobre la tierra (de dónde venimos y hacia dónde vamos).

La misión, que comienza el 8 de septiembre desde Cabo Cañaveral, Florida, debe alcanzar el asteroide en 2018, volverá cinco años más tarde cargada con información sobre el cuerpo celeste.

«Las experiencias de Bennu nos dirán más acerca de los orígenes de nuestro sistema solar y cómo ha evolucionado. Como detectives, vamos a examinar las pruebas presentadas para entender mejor nuestros orígenes», dijo en un comunicado Edward Bershore, de la Universidad de Arizona, investigador principal de la misión.

Por otra parte, los asteroides pueden contener los precursores moleculares para la fuente de la vida y de los océanos.

Algunas teorías creen que la colisión de un asteroide con el planeta puede haber contribuido a formar los primeros seres vivos, o el agua de nuestro planeta.

Asteroide el fin del mundo

El tamaño y la composición del gran asteroide, junto con la órbita peligrosa, causaron que sea elegido como el objetivo de la nueva misión. Bennu es considerado un sujeto cercano a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés).

En unos 150 años, la NASA cree que hay mínimas posibilidades de que, al pasar entre la Tierra y la Luna, su ruta sea cambiada por la fuerza ejercida por ambos cuerpos – y por lo tanto sea empujado hacia nuestro planeta. El choque tendría el poder de 80.000 bombas de Hiroshima.

Pero también hay posibilidades de que vaya lejos de la Tierra debido a la interacción con los planetas del sistema solar y sus satélites.

La misión podría proporcionar pistas sobre cómo evitar un posible impacto. El Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA es bastante exacto en la observación y el mantenimiento de la órbita alrededor de la Tierra de los objetos cercanos – con ayuda internacional, es capaz de identificar y mapear la ruta del 95% de los cuerpos celestes que pueden colisionar con el planeta.

Así que además de determinar con precisión las propiedades físicas y químicas de los asteroides, la misión OSIRIS-Rex también ayudará a los científicos a desarrollar estrategias para evitar un posible impacto del asteroide con nuestro planeta en el futuro.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *