Controlan cerebro de ratón por control remoto

29 julio, 2015 | adm | TECNOLOGIA

raton

Científicos han modificado con éxito las redes neuronales del cerebro de ratón de laboratorio utilizando un controlador inalámbrico; lo que les permite estudiar los efectos de la estimulación neural sin procedimientos invasivos y sin que los sujetos estén atados por alambres.

El implante diminuto, más pequeño que el ancho de un cabello humano, deja que los científicos determinen la trayectoria de un ratón utilizando un control remoto inyectándole drogas y arrojándole luces sobre las neuronas dentro del cerebro.

Los neurocientíficos hasta ahora se han limitado a inyectarse drogas a través de grandes tubos y entrega de fotoestimulación a través de cables de fibra óptica, los cuales requieren cirugía que puede dañar el cerebro y restringir los movimientos naturales de los animales.

Un implante optofluídico desarrollado por el equipo de la escuela de medicina de la Universidad de Washington y la Universidad de Illinois encontraron que podían dañar y desplazar mucho menos tejido cerebral que usando tubos o cánulas, metales que normalmente utilizan los científicos para inyectar medicamentos.

El dispositivo se monta en la cabeza del ratón y es alimentado por una batería pequeña, eliminando la necesidad de conectarse y contiene pequeños embalses llenos con los medicamentos que se administran durante las pruebas.

En tal experimento, hicieron a los ratones caminar en círculos, después de que un fármaco que imita la morfina fuera inyectado en la región del cerebro del ratón que controla la motivación y la adicción.

En otras pruebas, los científicos usaron una técnica conocida como optogenetics, donde los ratones han sido modificados para que sus neuronas sean sensibles, para estimular las células del cerebro de los ratones con LED miniatura.

En otro tipo de test le hicieron quedarse a los ratones a un lado de una jaula usando el implante que transmite pulsos de luz en las células específicas. Los ratones fueron a unos tres pies de distancia de la antena remota durante los experimentos.

La investigación, publicada recientemente en la revista científica Cell, podría conducir al desarrollo de sondas mínimamente invasivas para tratar desórdenes neurológicos, incluyendo estrés, depresión, adicción y dolor.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *