El tatuaje más antiguo del mundo no tenía que ver con modas. Hoy en día cada uno quiere indicar algo en sus tatuajes. Amores, odios, identificaciones con ciertos grupos, etc.

Pero en la antigüedad no era así. Había motivos religiosos y esotéricos, como hoy también los hay.


SI USTED PREFIERE,
PUDE ESCUCHAR ESTE ARTICULO AQUÍ


Los cruzados, por ejemplo, se tatuaban para poder identificarse si caían en el campo de batalla.

En 1991 encontraron en la actual frontera de Austria con Italia a un cazador del neolítico en un glaciar. Este estaba congelado y tenía aproximadamente 5.300 años. Lo llamaron Ötzy. Él tenía la espalda y las rodillas tatuadas.

Recientemente los científicos han descubierto el tatuaje más antiguo figurativo que se conoce en el mundo.

Estos estaban tallados en la piel de dos momias egipcias de más de 5.000 años. Los cuerpos se almacenan en el Museo Británico en el Reino Unido. Pertenecen a un hombre y una mujer que vivían en el período de la pre-dinástía de Egipto.

Antes de que el país fuera unificado por el primer faraón.

Un estudio que detalla el descubrimiento, fue publicado el jueves en la revista Journal of Archaeological Science (1). La revelación requiere que los científicos revisen todo lo que se sabe acerca de la aparición de los tatuajes en África.

El estudio estima que el tatuaje más antiguo se remonta entre 3351 y 3017 antes de Cristo.

Casi un milenio antes que los registros más antiguos indicados anteriormente. Según el museo, estos también son la evidencia más antigua de esta práctica en las mujeres y la primera que se haya registrado en los hombres.

El cuerpo masculino, que se conoció como el Hombre de Gebelein, es considerado una de las momias mejor preservadas del mundo. Los arqueólogos creen que él era rubio y lo mataron con un cuchillo en la espalda.

Ha estado desde hace más de 100 años en exposición.

Sin embargo, los investigadores no habían prestado mucha atención a dos puntos negros que se superponen ligeramente en la parte superior de su brazo derecho. Ahora, un análisis más detallado revela que son la representación de un toro salvaje y un carnero de Babaria. Estas imágenes pueden haber sido registradas como un símbolo de fuerza y ​​poder.

Los restos femeninos, pertenecen a la momia conocida como la mujer de Gebelein.

Este tiene cuatro tatuajes pequeños en la forma de “S” en el hombro vertical. Estos, según los científicos, eran más difíciles de interpretar. Pero se cree que representan barras utilizadas en danzas y rituales.

Antes de este descubrimiento, los investigadores creían que sólo las mujeres modificaron sus cuerpos a través de los tatuajes. El primer registro de este tipo de prácticas con una serie de marcas geométricas era Ötzi.

Estos restos se remontan al cuarto milenio antes de Cristo.

Entonces deben haber sido contemporáneas de las momias de Gebelein.

El coautor del estudio, Daniel Antoine, curador de antropología de Física del Museo Británico, dijo: “El hallazgo fue posible gracias a la utilización de métodos científicos modernos. Como el uso del escáner CT, la datación por radiocarbono y las imágenes infrarrojas”.

Recursos externos: (1) www.sciencedirect.com