Detectando el Parkinson con una prueba de aliento

15 febrero, 2015 | adm | SALUD

prueba de aliento

Una simple prueba de aliento podría detectar y diagnosticar el Parkinson según reporta la BBC.

La prueba intentaría distinguir productos químicos que exhala la persona.

Ya se realizaron estudios con voluntarios y los hallazgos sugieren que el test de aliento puede reconocer a personas con esta enfermedad.

Ensayos mayores serán realizados para comprobar si realmente es útil, especialmente para detectar la enfermedad en su etapa temprana.

En la actualidad no hay pruebas concluyentes que demuestren que una persona tiene la enfermedad.

Se llega al diagnóstico basado en síntomas de la persona y resultados de pruebas, como ser escáneres cerebrales para descartar otras enfermedades.

Pero al detectarlo en esta etapa la enfermedad puede ya estar bastante avanzada.

El Instituto de Tecnología de Israel, la organización de Parkinson de Gran Bretaña y expertos de la Universidad de Cambridge, participan de esta investigación.

Una prueba relativamente simple de aliento puede un día ser capaz de ayudar a diagnosticar la enfermedad de Parkinson (EP) y distinguir la enfermedad de otros trastornos con síntomas similares, según un estudio publicado en la edición de febrero de Parkinsonism and Related Disorders.

El médico diagnostica el PD principalmente por la interpretación de los síntomas del movimiento de una persona, que pueden incluir temblor, rigidez, lentitud de movimiento y problemas de equilibrio.

Sin embargo, puede ser difícil distinguir entre EP y otras causas de parkinsonismo por otros síndromes, especialmente temprano en el curso de la enfermedad.

Estas enfermedades, que incluyen los cuerpos de Lewy, atrofia multisistémica y la parálisis supranuclear progresiva, tienen síntomas similares a los de la EP.

Para el nuevo estudio, los investigadores dirigidos por Hossam Haick, pH.d. y Samih Badarny, M.D., en el Technion – Israel Institute of Technology, de Haifa, analizaron las moléculas en el aliento de 97 personas, 44 personas con EP, 16 personas con una variedad de la enfermedad de Parkinson y otros síndromes y 37 individuos sanos.

Dos muestras de aliento de cada participante se pasan por una «nariz electrónica», un sensor llamado nanoarray. El sensor genera señales eléctricas, que a su vez identifican moléculas llamadas compuestos orgánicos volátiles liberados en la respiración de una persona. La presencia y la cantidad de ciertas moléculas crean una respiración que es «única» como la firma de una persona.

Los investigadores siguieron a los participantes durante tres años después de las pruebas de aliento y confirmaron que sus diagnósticos no habían cambiado durante ese tiempo.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *