La Depresión posparto - Científicos arrojan luz sobre las causas

La Depresión posparto – Científicos arrojan luz sobre las causas

31 enero, 2018 | adm

Un estudio sugiere que la depresión post parto puede ser debido a un desequilibrio. El sistema responsable de responder al estrés se desajusta.

La depresión posparto es una condición común entre las mujeres que acaban de dar a luz.

Se estima que una de cada cinco madres desarrolla el trastorno. Las mujeres que lo padecen pueden tener ansiedad, fatiga extrema y la incapacidad de relacionarse con el niño. Llegan hasta tener pensamientos suicidas.

Un nuevo estudio publicado por investigadores de Estados Unidos sugiere que esta enfermedad puede ser debido a un desequilibrio en el sistema responsable de responder al estrés. Este es suprimido durante el embarazo. Los resultados fueron publicados la semana pasada en la revista Psychoneuroendocrinology (1)

“El embarazo, obviamente, implica grandes cambios en el cuerpo de una mujer. Pero ahora estamos empezando a comprender las adaptaciones invisibles importantes que se producen en el nivel neuroquímico. Esto puede ser importante para mantener la salud mental y la conducta materna en las primeras semanas o meses después del parto”. Dice el neurocientífico líder del estudio Laverne Camille Melon, de la Universidad de Tufts, EE.UU..

Los científicos creen que el descubrimiento podría ayudar a desarrollar nuevos tratamientos para la condición.

 

Considerando que este problema no afecta solo a las madres. También puede poner en peligro el desarrollo y el comportamiento del niño.

Se sabe que el estrés es responsable de la activación de un mecanismo llamado el eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA). Lo que desencadena la reacción de lucha o huida cuando los animales se enfrentan a una amenaza. Durante y después del embarazo, este mecanismo está bloqueado normalmente. Lo que ayuda a aislar al estrés del feto en desarrollo. Pero el nuevo estudio indica que en algunos casos el organismo falla en suprimir el eje, causando un desequilibrio que puede conducir a la depresión posparto.

Melon llevó a cabo un experimento en dos etapas con los ratones durante el embarazo y después del parto. En primer lugar, se analizó la acción de una proteína llamada KCC2. Esta es la responsable de regular la cantidad de hormona liberadora de corticotropina. (CRH, en sus siglas en Inglés). Esta activa el eje HPA en roedores comunes.

Los científicos han observado la supresión de KCC2 en ratones vírgenes expuestos al estrés.

Pero no en ratones embarazadas o después del parto.

Esto sugiere, según el equipo, la actividad de la proteína puede contribuir a la inhibición del eje HPA durante el embarazo.

En la segunda fase del estudio, los investigadores desarrollaron ratones que carecían por completo de KCC2. Y lo compararon con sus homólogos normales. Las ratas sin proteínas mostraron respuestas más significativas al estrés durante el período antes del parto.

No mostraron reducción de la ansiedad típica posparto y exhibieron atención materna anormal en comparación con los ratones normales. Además, usaron nuevas estrategias quimiogenéticas para activar o silenciar neuronas específicas de los receptores de CRH. Los investigadores fueron capaces de señalarlos como posibles culpables de estos comportamientos similares a la depresión posparto.

“Nuestro nuevo estudio proporciona la primera evidencia empírica que apoya las observaciones clínicas de la disfunción del eje HPA en pacientes con depresión posparto”. Dijo el neurocientífico y coautor del estudio Jamie Maguire. También en la Universidad de Tufts.

Aun así, el equipo no cree que este desequilibrio sea la única causa de la enfermedad.

“Una serie de trastornos psiquiátricos y neurológicos son un conjunto de síntomas y representan una desafortunada sinergia de insuficiencias heterogéneas. Los mecanismos que conducen a una mujer con depresión posparto pueden ser diferentes de los presentes en otros”. Concluyó Melon.

Recursos externos:

(1) www.ncbi.nlm.nih.gov




¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *