La verdadera historia del niño lobo

21 octubre, 2017 | adm | SALUD

La verdadera historia del niño lobo

Es la vida de Marcos Rodríguez Pantoja, la verdadera historia del niño lobo. Trágica y emocional al mismo tiempo, su vida enseña mucho si alguien quiere aprender.

Pantoja nació en Añora, Provincia de Córdoba, España, el 7 de junio, 1946. De niño, Marcos se trasladó con sus padres a Madrid, donde su madre murió.

Su papá volvería a casarse con otra mujer que ya tenía un hijo de un anterior matrimonio.

A principios de la década de 1950 se trasladó a Fuencaliente (Ciudad Real), Sierra Morena, donde se concentraron en la producción de carbón.

En 1953, cuando Marcos Rodríguez tenía siete años, y después de unos años de miseria, fue vendido a un pastor.

Cuando empezó la historia del niño lobo

El pastor murió y el niño se perdió quedando abandonado en el bosque. En 1965 fue encontrado por la Guardia Civil, después de vivir en un aislamiento total durante doce años.

Todos estos años estuvo acompañado solo de lobos. La policía lo trasladó a la fuerza a Fuencaliente amordazado y atado porque mordía y aullaba como lobo.

Nunca se hizo ninguna queja contra el padre, que en ese momento todavía estaba vivo. Luego que lo reconoció lo único que hizo fue quejarse porque había perdido su chaqueta.

Un cura y unas monjas le volvieron a enseñar a hablar. Fue internado en el Hospital de Convalecientes de la Fundación Vallejo, en Madrid. Estuvo allí hasta que pudo ser reinstalado como un adulto en la comunidad.

Hizo el servicio militar y trabajó como pastor y en una posada. Sufrió numerosos fraudes y fue muy engañado porque no sabía cómo funcionaba la sociedad y la importancia del dinero.

Volvió a vivir en una cueva hasta que un policía retirado le ofreció ayuda.

Él es conocido por ser uno de los pocos casos documentados de niños salvajes.

Estudio del caso

El estudio de su caso fue realizado por el antropólogo y escritor Gabriel Janer entre noviembre de 1975 y abril de 1976. Él lo entrevistó con el objetivo de readaptarlo para la reintegración social. El antropólogo determinó que las razones que Marcos fue abandonado no fue un accidente, sino intencional y tenía como causas la pobreza extrema.

El investigador también determinó que la supervivencia de Marcos fue posible gracias a las habilidades básicas que había adquirido antes de ser abandonado. Durante su aislamiento, olvidó poco a poco el lenguaje humano y aprendió los sonidos de los animales con los que vivió. Él lo utilizaba para comunicarse con ellos.

De vuelta en un contexto social, después de haber sido capturado por la Guardia Civil, se sometió a un reajuste lento a los hábitos humanos (alimentos, ropa, lengua, etc.). Pero todavía mostraba de adulto que prefería la vida del campo y los animales.

(Con quien tiene una relación especial) Desarrolló una cierta aversión por el ruido y el olor en las ciudades. Él cree que la vida entre la gente es peor que la vida con los animales. La historia del niño lobo (1, 2,3) es desafiante a nuestra manera de ver la vida.

Recursos externos:

(1)

(2)

(3)

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *