En la India multan a aerolíneas por verter residuos humanos durante el vuelo. Una corte del medio ambiente en la India ha introducido multas de hasta 730 dólares a las aerolíneas por tirar el contenido de sus baños en las casas que sobrevuelan.

La decisión se produjo después de la denuncia de un general retirado del ejército. Este afirmó que las compañías aéreas frecuentemente tiraban los desechos humanos en su casa. Que está ubicada cerca del aeropuerto internacional Indira Gandhi de Nueva Delhi.

Aunque el ministerio de la aviación del país, confirmó que se trataba efectivamente de excremento en la casa del hombre, no pudo probar que había venido de los aviones en vuelo.

Sin embargo, el tribunal decidió que las autoridades pusieran en marcha las inspecciones sobre el terreno de las aeronaves.

Para comprobar de esta manera, que los tanques de desecho no se están vaciando en el aire.

A menos que haya volado en primera clase, o en un avión privado, los aseos de las aeronaves son asuntos sin ventanas. Por lo general huelen a desinfectante baratos. Pero de ahí a que tiren los residuos humanos sobre las casas hay mucha distancia. Sí, no entendió mal, dicen que tiran el ‘Popo’, el ‘Yiyi’, el número 1 y el número 2. Los excrementos humanos.

El primer vuelo hecho por Orville Wright (1), duró sólo 12 segundos. Apenas el tiempo suficiente para ponerse nervioso desde una perspectiva de la vejiga. Aunque uno puede suponer que un número dos podría haber estado en su mente.

Pero al poco tiempo, los aviones estaban volando por mucho más tiempo. Es obvio pensar que alguien, en algún lugar, fue la primera persona a hacer sus necesidades en un avión. ¿Quién era este pionero urinario? – La historia no lo registra.

Algunos datos interesantes sí se han registrado. Los pilotos de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, no podían orinar en un balde en los bombarderos Lancaster. A menudo se desbordaban en condiciones turbulentas, o eran difíciles de usar.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los pilotos a veces preferían lanzar su negocio fuera de una ventana antes de usar urinarios.

Un aviador no identificado describe su odio por los urinales: “Mientras estábamos volando en aire turbulento, la conveniencia de este demonio a menudo comparte sus contenidos con el suelo de la aeronave, las paredes, el techo, y a veces muy poco permanecía en el propio envase”.

Algunos contenedores con desechos eran arrojados contra objetivos alemanes junto con sus bombas – un ejemplo temprano de la guerra biológica.

El moderno inodoro de vacío de James Kemper no fue patentado hasta los años setenta, con el primero instalado por Boeing en 1982. Antes de eso, los aseos de avión eran difíciles de manejar en cajas que utilizan grandes cantidades de líquido azul.

Conocidas como “Skykem”. Estas eran propensas a presentar fugas. Así que la próxima vez que usted está haciendo cola para usar las instalaciones a 30.000 pies de altura, considerarse afortunado.

El ingenioso dispositivo de Kemper utiliza un poco de líquido, pero se basa en la capa antiadherente y la succión de vacío para quitar la suciedad. El siguiente video muestra cómo funciona el urinario de manera eficiente al vacío (2).

Entonces, ¿qué pasa con todos esos residuos humanos durante el vuelo? ¿Lo tiran desde el cielo?

“No hay manera de deshacerse de los contenidos de los baños durante el vuelo”, explica Patrick Smith, un piloto y autor de la Cockpit Confidential (3), un libro acerca de los viajes aéreos.

Al final de un vuelo, el líquido azul, junto con los residuos humanos, se aspiran en un tanque en la parte trasera de un camión.

RECURSOS EXTERNOS:
(1) www.nytimes.com

(2) de manera eficiente al vacío

(3) Cockpit Confidential