Antes de referirnos a la técnica de la música como instrumento de ayuda para tratar el autismo, debemos definir qué es el autismo.

El autismo, o trastorno del espectro autista, se refiere a una variedad de condiciones caracterizadas por desafíos con las habilidades sociales, las conductas repetitivas, el habla y la comunicación no verbal, así como su intensidad y diferencias únicas.

Ahora sabemos que no hay un solo autismo sino muchos tipos, causados por diferentes combinaciones de influencias genéticas y ambientales. (1)

Los signos más obvios del autismo tienden a aparecer entre los 2 y 3 años de edad.

En algunos casos, se puede diagnosticar a los 18 meses.

Algunos retrasos en el desarrollo asociados con el autismo se pueden identificar y abordar incluso antes, por lo que se recomienda a los padres con inquietudes a buscar una evaluación sin demora, ya que la intervención temprana puede mejorar los resultados.

Como se ha indicado anteriormente el autismo se presenta de diferentes maneras, dependiendo del nivel de cociente intelectual y de la capacidad comunicación verbal de cada niño.

Saber que existen ciertas terapias que pueden ayudar a los padres y a los niños que padecen estos desafíos cognitivos y emocionales, es muy valioso y esperanzador.

La musicoterapia es una que ha sido bien probada, y su uso no tiene ningún riesgo.

Esta terapia ofrece ayuda para estimular nuevas habilidades de comunicación y el desarrollo de la misma con los demás. Otro de los beneficios que brinda es que contribuye para reducir la ansiedad. (2)

La técnica de la musicoterapia permite trabajar en los aspectos siguientes:

a. Atención
b. Motricidad fina y gruesa
c. Conciencia corporal
d. Comunicación no verbal
e. Ciertos esquemas rígidos de conductas,
f. El contacto físico
g. La ansiedad
h. Integración a grupos (danza o canto)

Para el niño que no mantiene comunicación alguna con los que lo rodean, la musicoterapia le ofrece ciertas técnicas que le beneficiará grandemente, entre ellas podemos mencionar las siguientes:
1. Juegos musicales en los cuales pueda desarrollara su ingenio y creatividad.
2. Danzas, expresión corporal o ejercicios rítmicos
3. Imitación tanto de movimientos como de sonidos de instrumentos. (3)

Es necesario también enfatizar que para el logro de los objetivos que consiste en el desarrollo del lenguaje y su comunicación con los demás es esencial la constancia, perseverancia y el acompañamiento familiar.

Igualmente vital es diferenciar que la musicoterapia no es lo mismo que la instrucción musical. Si el propósito es solamente que el niño desarrolle habilidades vocales o instrumentales, habrá que buscar un instructor de música en lugar de o además de un musicoterapeuta. (4)

(1) www.autismspeaks.org
(2) www.verywellhealth.com
(3) www.innatia.com
(4) www.verywellhealth.com