Nacen margaritas mutantes en Fukushima

24 julio, 2015 | adm | INSÓLITO

margaritas mutantes

Fotos de margaritas mutantes han sido posteadas en Twitter, cuatro años después del devastador accidente nuclear en Fukushima, Japón.

Adoptada por el usuario de Twitter @San_kaido el 21 de julio en la ciudad de Osaka, que está cerca de 110 kilómetros de Fukushima, las imágenes tienen gente sugiriendo que las deformidades fueron causadas por la radiación que se filtró de las tres plantas de energía nuclear que se fundieron tras un colosal tsunami, según reporta Science alert.

Las deformidades recuerdan a las mariposas encontradas en Fukushima el año pasado, con un estudio de 2014 que da cuenta que una población de mariposas locales había experimentado una reducción de tamaño, enlentecimiento del crecimiento, mortalidad elevada y después del desastre tuvieron anomalías morfológicas.

Pero el hecho de que este tipo de deformidad pueda ocurrir naturalmente en las plantas pone en duda el supuesto de que se ha relacionado a los efectos de la radiación.

Y según un estudio del 2009, la mutación inducida por la radiación en las plantas silvestres es muy poco probable.

Fasciación – también conocida como crestería – es una mutación rara que puede afectar el tallo, raíz, flor y a veces incluso el fruto de más de 100 especies de plantas vasculares del mundo. La mutación se manifiesta en el tejido de la planta en una forma aplanada, encintada, encrestada o retorcida, al igual que cómo los centros amarillos de las margaritas que se han alargado partiéndose por la mitad.

No está claro lo que es la causa de la mutación, pero causas genéticas, hormonales, bacterianas, fungales, virales y ambientales, todas se han presentado. Curiosamente, la causa puede no ser igual en todos los casos.

Teoricamente la fasciación la causa un desequilibrio hormonal proveniente de una mutación genética al azar inducida por hongos, bacterias, virus, insectos o incluso la radiación. Esto significa que en algunos casos, pasará la mutación, y en otros no. Explica Scott Morris a gardentoolbox.

«Cabe señalar que sólo porque una planta tiene fasciation, no significa que todavía se verán afectadas cuando mueran y vuelvan al año siguiente – no hay garantía. En muchos casos se ha reportado que las plantas están el 100 por ciento bien al año siguiente y no muestran ningún signo de ser fasciación, especialmente en plantas perennes.

Hay que tener en cuenta, que si la causa es genética, existe una fuerte probabilidad de reincidencia y sería bueno eliminar la planta completamente.

El caso que dice que las margaritas de Osaka son el resultado de la radiación de Fukushima proviene de un estudio del 2009 por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias agro-biológicas del Japón, publicado en el diario de botánica Experimental.

www.sciencealert.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *