Rastrean los aditivos tóxicos en los alimentos

12 febrero, 2015 | adm | INSÓLITO

aditivos tóxicos

Algunas tiendas de comestibles no son lo que parecen. Pregúntale a Mitchell Weinberg. Como jefe de una empresa llamada Inscatech, se especializa en revelar lo adulterado y tóxico, reporta wired.

El negocio está creciendo:
Los Informes de alimentos contaminados subieron un 60 por ciento entre 2010 y 2013, de acuerdo con la organización no lucrativa, Convención de Farmacopea de Estados Unidos.

Inscatech es un tipo de “grupo de rescate” tipo ‘A-Team’ que las marcas contratan cuando sospechan que sus cadenas de suministro se han comprometido. ¿Dudas sobre el cacao en tus mezclas para pasteles?

Weinberg reclutará agentes locales con experiencia en inteligencia para rastrear el ingrediente de su fuente. Trabajando de incógnito, sus agentes escudriñan el equipo, el personal y los métodos. “Cualesquiera que sean las técnicas jurídicas y éticas que se puedan emplear, la empleamos”, dice Weinberg. También está amasando una biblioteca de huellas genéticas y químicas, una herramienta para la detección de anomalías. Sugerencia rápida: No comer mermelada en Taipei.

La melamina fue la causa de la infame crisis de la leche, imitaron la proteína con melamina en las pruebas de laboratorio, una manera fácil de introducir productos lácteos diluidos que se parecen a la verdadera leche. Ha causado daño renal y muerte en los bebés.

Los ftalatos. Los agentes coagulantes como el aceite de palma añaden una sensación suave en la boca a las confituras, y son legales. Pero no los ftalatos, un sustituto que se sospecha es un disruptor endocrino que se ha encontrado como químico en la mermelada taiwanesa.

Aceite de Oliva. Los derivados de clorofila a menudo se diluyen con aceites vegetales de menor calidad o se mezclan con derivados de clorofila, que imparten el tinte verdoso que algunos consumidores asocian con el aceite de oliva de calidad.

El cloranfenicol. Cuando la miel se cosecha demasiado pronto, es aguada y con tendencia al deterioro. Así que algunas mieles del sudeste asiático son tratadas con cloranfenicol, un antibiótico conocido por causar daños en el hígado.

El polvo de té de baja calidad significa una mezcla con más polvo y restos y un menor número de hojas -que los reales consumidores no pueden inspeccionar fácilmente si están comprando tés envasados. Mejor hojas sueltas que lamentar.

El metanol. Implicado en los últimos sustos de los licores falsificados en el Reino Unido y la República Checa, es uno de los adulterantes más peligrosos del alcohol, una adición tóxica e indetectable que pueden causar ceguera y muerte.

tierrapost

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *